NOTICIA

Organizaciones ciudadanas luchan solas contra el TPP-11 que dañaría aun más la vida de los pobres

El gobierno intenta aprobar esta semana en el Senado el TTP-11 pero las organizaciones sociales y ciudadanas manifiestan su rechazo y luchan día a día contra el bloqueo informativo que impide que el país conozca la realidad de este tratado. Su tarea se amplifica solo por redes sociales y ni siquiera cuentan con el apoyo de la jerarquía de la Iglesia Católica, la que desaprovecha la oportunidad que ofrece para evangelizar la encíclica del Papa, Fratelli Tutti.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(SANTIAGO, 11/1/2021, KAIRÓS NEWS). — El principal problema del TPP-11 es un acuerdo que favorece finalmente a los privados porque da a las grandes empresas trasnacionales la posibilidad de que puedan acudir a los tribunales para dirimir las controversias con los Estados cuando, por ejemplo, vean en riesgo sus expectativas de ganancias por supuestos cambios de reglas en el país donde tengan sus inversiones. Así lo explicó el senador Juan Ignacio Latorre al ser consultado sobre este tema en que deberá votar esta semana en el Senado, luego que el Presidente Sebastián Piñera diera urgencia al proyecto pidiendo discusión inmediata al debate sobre el Tratado Transpacífico.

La iniciativa no había tenido avances desde octubre de 2019, cuando fue aprobado en la Comisión de Constitución de la Cámara Alta.

Según publica El Mercurio, desde el Ejecutivo explicaron que antes de colocar urgencia de discusión inmediata al TPP-11, se hizo un trabajo prelegislativo lo que indica que tendría los votos suficientes de senadores para aprobar el tratado.

El súper tratado

Este TPP-11 es un tratado de libre comercio multilateral firmado por 11 naciones que tienen salida soberana al Océano Pacífico, y busca, principalmente, rebajar y/o eliminar los aranceles al comercio entre los países miembros.

Entre los países que lo integran se encuentran, además de Chile, Australia, Brunéi, Canadá, México, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Estas 11 economías tienen una población de 498 millones de personas y un PIB combinado de US$ 10,6 billones (millones de millones), lo que representa un 13% de la economía global.

Entre sus particularidades, el acuerdo no está integrado por China ni por Estados Unidos debido al retiro anunciado por Donald Trump. Tras la salida de EE.UU., los 11 miembros decidieron suspender indefinidamente 20 cláusulas, la mayoría de ellas relacionadas a temas de propiedad intelectual. Las disposiciones de patentes farmacéuticas y de derechos de autor -que causaron polémica durante la negociación del TPP original- ya no son parte del acuerdo.

Fratelli Tutti

Las organizaciones ciudadanas y sociales han manifestado su rechazo a este tratado porque afecta gravemente la soberanía del país, su medioambiente y economía. Sin embargo, hasta el momento no se conoce una declaración de la jerarquía de la Iglesia católica al respecto, pese a que en la reciente encíclica del papa Francisco, Fratelli Tutti, se contempla un sinmúmero de párrafos referidos a situaciones de la economía internacional y el sistema capitalista, perdiéndose una importante oportunidad para difundir el pensamiento social de la Iglesia y así conectar a ésta con la realidad del país.

Así, por ejemplo, parte del numerando 12 de la encíclica señala que «el avance de este globalismo favorece normalmente la identidad de los más fuertes que se protegen a sí mismos, pero procura licuar las identidades de las regiones más débiles y pobres, haciéndolas más vulnerables y dependientes. De este modo la política se vuelve cada vez más frágil frente a los poderes económicos transnacionales que aplican el ‘divide y reinarás’”.

Soberanía en peligro

Los expertos han señalado que en términos generales el TPP-11 va a restringir la soberanía de todos los países a favor de las grandes empresas. Entonces cualquier Estado que quiera avanzar -por ejemplo- en protección medioambiental desde lo legislativo, va a estar impedido de hacerlo. Esto, porque al hacer más exigente su legislación ambiental, se afectan las expectativas de inversión de las grandes industrias. Así, por ejemplo, si Chile decidiera legislar para obligar a las mineras a descontaminar todas sus aguas, estas mineras podrían demandar a Chile -o al país que sea-  por alterar sus expectativas de inversión, y en consecuencia no se podría aplicar la ley el Estado tendría que compensar a la empresa.

La Plataforma Chile Mejor sin TPP emitió una nueva declaración (ver aquí) y dispuso un vídeo donde se exponen los principales problemas que significaría la firma del TPP. Este video es el siguiente:

El siguiente comentario del profesor Patricio Guzmán de la Universidad de Chile, explica las consecuencias de este tratado.

 

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: