NOTICIA

Nuncio Alberto Ortega: «Todavía quedan cuatro diócesis sin su obispo pero espero que no tarde demasiado»

El nuncio apostólico que lleva solo 11 meses en Chile, apenas ha pisado la calle por la pandemia. Pero en este período hizo teletrabajo y obtuvo cuatro nombramientos de obispos debutantes que él mismo consagró, más un arzobispo-cardenal. Pero el año aún no termina para el embajador del Papa y todo indicaría que el próximo nombramiento sería... en Rancagua.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(RANCAGUA, 30/11/2020. KAIRÓS NEWS).- “La situación de la diócesis de Rancagua hay que verla en relación con la situación también de otras diócesis del país, que quedaron vacantes en el año 2018, después de que todos los obispos de Chile pusieran sus cargos a disposición del Santo Padre», bien recordó el Nuncio Apostólico Alberto Ortega, en una entrevista al periódico El Rancaguino de la región de O’Higgins (20/11).

Añadió que «la situación que se creó en la Iglesia chilena fue delicada y gracias a Dios, en los últimos meses diversos obispos han sido nombrados y se ha dado ya una cierta normalidad a la situación de la Iglesia en lo que se refiere a la necesaria presencia de pastores. Todavía quedan cuatro diócesis sin su obispo, pero espero que no tarde demasiado el que haya  un pastor al frente de ellas y se está trabajando en este sentido”.

Nombramientos Episcopales

Conforme a lo señalado por el nuncio, las cuatro diócesis son Rancagua, Valparaíso, Talca y Valdivia. Ortega llegó en diciembre del año pasado, muy cerca a la Navidad, y en este período han sido nombrados los obispos Sergio Pérez de Arce (Chillán), Gonzalo Bravo (San Felipe), Julio Larrondo (Santiago) y Ricardo Morales (Copiapó). También se agrega el nombramiento de arzobispo y cardenal de Celestino Aós (Santiago).

Asimismo, corresponden  a su período pero probablemente sin sus oficios diplomáticos porque ocurrieron cuando recién aterrizaba en Chile, el ascenso de Fernando Ramos (a Puerto Montt, 27 dic) y el nombramiento de Jorge Concha (febrero).

Respecto de la demora en el nombramiento de los obispos que faltan en las cuatro diócesis vacantes, el embajador del Vaticano en Chile confesó al diario de Rancagua que la pandemia ha hecho más lento su trabajo, que involucra entrevistas y reuniones con los posibles candidatos.

«La Cofradía» de Rancagua

Haciendo referencia al caso de “La Cofradía” sonde se conocieron conductas sexuales de una docena sacerdotes de la región, Ortega señaló que «la diócesis de Rancagua atravesó un momento difícil por lo que respecta a la situación de los sacerdotes y, por eso, cuando el anterior administrador apostólico, monseñor Fernando Ramos, fue nombrado arzobispo de Puerto Montt, en vez de pensar a que se eligiera un administrador diocesano, se consideró oportuno, después de consultar a algunas personas interesadas, entre laicos, religiosos y grupos comprometidos en los distintos servicios de la diócesis, que hubiera un administrador apostólico que ya fuera obispo”.

Así —continúa el diplomático— fueron “la cercanía, el conocimiento del lugar y la competencia personal de monseñor Juan Ignacio González, las que sugirieron que fuera él a ocupar esta tarea que le ha sido encomendada por el Papa, al mismo tiempo que continúa asegurando la atención pastoral de su propia diócesis” de San Bernardo. Eso sí, respecto a la extensión de la vacancia, Ortega responde que “la misión del administrador apostólico es provisional y espero que no sea demasiado larga”.

La entrevista, que es más extensa y aborda otros temas como el papel del laicado y los efectos de la pandemia, puede leerse aquí.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: