NOTICIA

La Jornada Mundial de los Pobres: «Es necesario organizar la esperanza», dice Francisco

No demos vuelta la cara ante los débiles, sino actuemos para aliviarles el sufrimiento, comprometiéndonos social y políticamente. En la misa de la V Jornada Mundial de los Pobres, celebrada en la Basílica de San Pedro, el Papa pidió a los cristianos que sean convertidores del bien.

14.11.2021   |    Agencias

La historia está marcada por las tribulaciones, la violencia, el sufrimiento y las injusticias que hieren, oprimen y aplastan a los pobres, «los eslabones más frágiles de esta cadena», a la espera de una liberación que parece no llegar nunca. En su homilía de la misa con motivo de la V Jornada Mundial de los Pobres en la Basílica de San Pedro, Francisco pidió a todos los cristianos que no se aparten de los más débiles y habló de los dos aspectos de la historia: el dolor de hoy y la esperanza de mañana, las dolorosas contradicciones de la realidad humana, por un lado, y el futuro de la salvación en el encuentro con el Señor, por otro.

“La Jornada Mundial de los Pobres, que estamos celebrando, nos pide que no miremos hacia otro lado, que no tengamos miedo de mirar de cerca el sufrimiento de los más débiles.”

Es el Evangelio el que nos ayuda a comprender la existencia de estas personas, cuyas vidas están oscurecidas por la soledad, cuyas expectativas se han apagado y cuyos sueños han caído en la resignación:

“Todo ello debido a la pobreza a la que a menudo se ven abocados, víctimas de la injusticia y la desigualdad de una sociedad del descarte, que corre velozmente sin verlos y los abandona sin escrúpulos a su suerte.”

Los cristianos curen el dolor de hoy

En el dolor de hoy, sin embargo, florece la esperanza del mañana, de cuando Jesús se hace cercano, lo que no es sólo «una promesa del más allá», explica el Papa, sino algo que «crece ya dentro de nuestra historia herida; todos tenemos el corazón enfermo, se abre paso entre las opresiones e injusticias del mundo». De ahí la indicación fundamental a los cristianos, ante esta realidad, de «alimentar la esperanza de mañana curando el dolor de hoy», dos aspectos ligados, reitera, porque «si no avanzas curando el dolor de hoy difícilmente tendrás la esperanza de mañana».

“La esperanza que nace del Evangelio, en efecto, no consiste en esperar pasivamente que las cosas mejoren mañana, esto no es posible, sino en concretar hoy la promesa de salvación de Dios. Hoy, todos los días. La esperanza cristiana no es, en efecto, el optimismo dichoso, o más bien diría el optimismo adolescente, de los que esperan que las cosas cambien y mientras tanto siguen haciendo su vida, sino que es construir cada día, con gestos concretos, el Reino de amor, de justicia y de fraternidad que inauguró Jesús.”

La esperanza cristiana, continúa, «no ha sido sembrada». La esperanza cristiana, por ejemplo, no fue sembrada por el levita y el sacerdote que pasaron junto al hombre herido por los ladrones, no. La sembró un extraño, un samaritano que se detuvo e hizo el gesto. Y hoy es como si la Iglesia nos dijera: «Detente y siembra esperanza en la pobreza. Acércate a los pobres y siembra esperanza». Su esperanza, tu esperanza y la esperanza de la Iglesia.

Por eso se pide a los fieles que sean, en medio de las ruinas cotidianas del mundo, constructores incansables de esperanza; que sean luz mientras el sol se oscurece; que sean testigos de compasión mientras la distracción reina alrededor; que sean presencias atentas en medio de la indiferencia generalizada y que sean testigos de compasión:“Nunca podremos hacer el bien sin pasar por la compasión. A lo sumo haremos cosas buenas, pero que no tocan el camino cristiano porque no tocan el corazón. Lo que nos llega al corazón es la compasión: nos acercamos, sentimos compasión y hacemos gestos de ternura. Precisamente al estilo de Dios: cercanía, compasión y ternura. Esto es lo que nos pide hoy.”

“Nunca podremos hacer el bien sin pasar por la compasión. A lo sumo haremos cosas buenas, pero que no tocan el camino cristiano porque no tocan el corazón. Lo que nos llega al corazón es la compasión: nos acercamos, sentimos compasión y hacemos gestos de ternura. Precisamente al estilo de Dios: cercanía, compasión y ternura. Esto es lo que nos pide hoy.”

Es necesario organizar la esperanza

No hay que limitarse a la esperanza, sino que hay que organizar la esperanza: así lo indicó el «Obispo cercano a los pobres» Don Tonino Bello, a quien Francisco cita como ejemplo para instar a «opciones y gestos concretos de atención, justicia, solidaridad, cuidado de la casa común», sin los cuales «no se pueden aliviar los sufrimientos de los pobres, no se puede convertir la economía del descarte que los obliga a vivir en la marginalidad, no pueden florecer sus expectativas».

“A nosotros, especialmente a los cristianos, nos corresponde organizar la esperanza: esa hermosa expresión de Tonino Bello, organizar la esperanza, traducirla en la vida concreta de cada día, en las relaciones humanas, en el compromiso social y político. Me hace pensar en la labor que hacen muchos cristianos con las llamadas obras de caridad, la labor de la Limosnería Apostólica: pero ¿qué se hace ahí? La esperanza está organizada. No das una moneda, no: organizas la esperanza. Esta es una dinámica que la Iglesia nos pide hoy.”

Que los cristianos sean convertidores del bien

Es gracias a la ternura, a la compasión que lleva a la ternura, que puede brotar la esperanza y aliviarse el dolor de los pobres, superando las cerrazones, las rigideces interiores que, hoy, son la tentación, indica el Papa, «de los restauracionistas que quieren una Iglesia toda ordenada, toda rígida: esto no es del Espíritu Santo». Y debemos superar esto, y hacer que la esperanza brote en esta rigidez. Y también depende de nosotros superar la tentación de preocuparnos sólo de nuestros problemas, de conmovernos con las tragedias del mundo, de compadecernos del dolor». Por ello, los cristianos están llamados a ser como las hojas, «a absorber la contaminación que nos rodea y transformarla en bien»:

“No hace falta hablar de los problemas, polemizar, escandalizarse -todos sabemos hacerlo-; hay que imitar a las hojas, que discretamente transforman el aire sucio en aire limpio cada día. Jesús quiere que seamos «convertidores del bien»: personas que, inmersas en el aire pesado que todos respiran, respondan al mal con el bien (cf. Rm 12,21). Personas que actúan: parten el pan con los hambrientos, trabajan por la justicia, levantan a los pobres y les devuelven su dignidad, como hizo aquel samaritano.”
La Iglesia, concluye Francisco, es bella, evangélica y joven una iglesia que sale de sí misma. Joven es el adjetivo que el Papa subraya, para decir que es la juventud la que siembra esperanza. Esta es una iglesia profética, cuando lleva una mirada de esperanza al mundo y mira con ternura a los pobres, «con cercanía, con compasión, sin juzgarlos». «Seremos juzgados… Porque allí, en medio de ellos, está Jesús; porque allí, en ellos, está Jesús, que nos espera».

Mensaje para esta Jornada

Con motivo de la celebración este domingo 14 de noviembre, de la V Jornada Mundial de los Pobres, Francisco ha emitido un mensaje en que señala que «No podemos esperar a que llamen a nuestra puerta, es urgente que vayamos nosotros a encontrarlos en sus casas, en los hospitales y en las residencias asistenciales, en las calles y en los rincones oscuros donde a veces se esconden, en los centros de refugio y acogida… Es importante entender cómo se sienten, qué perciben y qué deseos tienen en el corazón”.

Se trata de una exhortación especialmente oportuna justo cuando acaba de comenzar el Sínodo de los Obispos en el que, bajo el tema «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión», se abre un nuevo tiempo de discernimiento y revisión de nuestro seguimiento de Jesús como Pueblo de Dios.

Francisco ofrece en su Mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres (ver aquí) importantes elementos de análisis para reconocer “las múltiples y demasiadas formas de desorden moral y social que generan siempre nuevas formas de pobreza”.

Como señala el Papa, “parece que se está imponiendo la idea de que los pobres no sólo son responsables de su condición, sino que constituyen una carga intolerable para un sistema económico que pone en el centro los intereses de algunas categorías privilegiadas”. “Se asiste así –añade— a la creación de trampas siempre nuevas de indigencia y exclusión, producidas por actores económicos y financieros sin escrúpulos, carentes de sentido humanitario y de responsabilidad social”.

Para ello, el Papa urge a abordar “un enfoque diferente de la pobreza, un reto que los gobiernos y las instituciones mundiales deben afrontar con un modelo social previsor, capaz de responder a las nuevas formas de pobreza que afectan al mundo y que marcarán las próximas décadas de forma decisiva”. “Si se margina a los pobres, como si fueran los culpables de su condición, entonces –alerta— el concepto mismo de democracia se pone en crisis y toda política social se vuelve un fracaso”.

Asimismo,  Francisco invita en esta V Jornada Mundial a aumentar “la sensibilidad para comprender las necesidades de los pobres”, sobre todo cuando “en las zonas económicamente más desarrolladas del mundo se está menos dispuestos que en el pasado a enfrentarse a la pobreza y donde el estado de relativo bienestar al que se está acostumbrados hace más difícil aceptar sacrificios y privaciones”. Por ello, nos propone “estar abiertos a leer los signos de los tiempos que expresan nuevas modalidades de cómo ser evangelizadores en el mundo contemporáneo” y recordar que “la ayuda inmediata para satisfacer las necesidades de los pobres no debe impedirnos ser previsores a la hora de poner en práctica nuevos signos del amor y de la caridad cristiana como respuesta a las nuevas formas de pobreza que experimenta la humanidad de hoy”.

 

Noticias de archivo: