NOTICIA

La fraternidad y la amistad social son los temas de la tercera encíclica de Francisco que hoy firmó en Asís

El Papa Francisco firmó hoy su tercera encíclica, “Hermanos todos”, dedicada a la fraternidad y la amistad social. Lo hizo ante la tumba de san Francisco de Asís, el santo de la humildad, de la pobreza, del amor a Dios y a todas sus criaturas. El documento oficial será publicado por la Santa Sede mañana 4 de octubre , el que podrá descargar también desde este portal. Ahora le adelantamos sus contenidos centrales.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(ASÍS, ITALIA, 03/10/20. KAIRÓS NEWS / AGENCIAS).- El Papa Francisco celebró hoy en Asís la Misa y y luego de ella firmó la Encíclica Fratelli tutti (Hermanos todos) frente a la tumba de san Francisco de la basílica del santo, en Asís, Umbría, Italia.

Esta nueva Encíclica, la tercera en el pontificado del Santo Padre, está dedicada a la fraternidad y la amistad social, valores que esenciales para recuperar la esperanza en este mundo golpeado por la pandemia del coronavirus.

Se trata de un documento que toma su nombre de las palabras escritas por san Francisco y que será presentada mañana, 4 de octubre, festividad de dicho santo.

Esta ha sido la cuarta vez que el Pontífice, que ha elegido llevar el nombre del santo de Umbría, visita esta ciudad.

La liturgia de la Eucaristía ha sido la de la fiesta de san Francisco y el Sucesor de Pedro no ha pronunciado homilía.

Al final de la Misa, Francisco dijo: “Ahora firmaré la Encíclica que trae al altar monseñor Paolo Braida, encargado de las traducciones y de los discursos del Papa, en la Primera Sección. Él supervisa todo y por eso quería que estuviera presente aquí hoy y me trajera la encíclica. Además, dos traductores vinieron con él: el P. Antonio, traductor de la lengua portuguesa: tradujo del español al portugués; y el P. Cruz, que es español, y supervisó un poco las otras traducciones del español original”.

“Lo hago como signo de gratitud a toda la Primera Sección de la Secretaría de Estado que ha trabajado en esta redacción y traducción”, añadió.

Después, justo en el altar frente a la tumba del santo, el Obispo de Roma ha firmado la Encíclica Fratelli tutti, la tercera de su pontificado, que será publicada en el día de mañana.

Finalmente, Francisco ha invitado a acompañarle en el altar a Mons. Braida y a los dos traductores.

Contenidos de la encíclica

“Las sobras de un mundo cerrado”, “un extraño en el camino”, “pensar y gestar un mundo abierto”, “un corazón abierto al mundo entero”, “la mejor policía”, “diálogo y amistad social”, “caminos de reencuentro” y “las religiones al servicio de la fraternidad en el mundo”.

En ella Francisco toca varios puntos importantes y coyunturales como es el trabajo solidario y en unidad que han mostrado los seres humanos en pandemia, así como el “abrirnos al mundo” globalizado, pero sin ser indiferentes y olvidar a los más vulnerables y olvidados. También expresa que no se han cerrado las brechas entre los países con el fin de solucionar las problemáticas comunes, como fue el Covid-19, y que en muchos casos, no se ha puesto por delante el bien común, sino los intereses personales y de “marketing” de los políticos “La política ya no es así una discusión sana sobre proyectos a largo plazo para el desarrollo de todos y el bien común, sino sólo recetas inmediatistas de marketing que encuentran en la destrucción del otro el recurso más eficaz”.

Asimismo, menciona la parábola del buen samaritano con el fin de mostrarnos dispuestos a apoyar a los que necesiten y a los que no son iguales a nosotros en cuestión de ideología y desigualdades,” nacionalismos cerrados y violentos, actitudes xenófobas, desprecios e incluso maltratos hacia los que son diferentes”, la fe debe darnos un sentido crítico de estas tendencias, remarcó.

Por otro lado, invita a entablar el diálogo y consensos entre diferentes disciplinas con miras a un bien común, reconocer que el otro también tiene los mismos derechos, construir una comunidad que integra y no excluye, darnos el valor y respeto que merecemos y recuperar la amabilidad que ahora ni se expresa en lo más mínimo, “hoy no suele haber ni tiempo ni energías disponibles para detenerse a tratar bien a los demás”.

Para lograr esa cultura solidaria, comprometida con todos y justa, las acciones a realizarse de deben hacer con amor y fe, también el perdón como primer paso para evitar que sigan los conflictos o lucha de poder. Pero, diferenció que el perdón si bien es con el prójimo, eso no quiere decir que perdonar es aceptar lo que la otra persona hace mal sino “reprimir” esa actitud y quitarle “el poder que lo desfigura como ser humano”.

Finalmente, insta a que se respeten las religiones y generen un camino de paz, donde encuentren espacios para conversar y actuar juntos, tengan libertad de expresarse y defender la fe y el amor que se tiene a Dios. Y como últimos párrafos expresó que desea “retomar aquí el llamamiento de paz, justicia y fraternidad que hicimos juntos”.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: