NOTICIA

Impactante misa por más de 5.000 personas fallecidas por el covid-19 en Perú

La ceremonia se realizó en la Basílica Catedral de Lima este domingo al mediodía y en ella participaron miles de personas, familiares y amigos de los difuntos a través de redes sociales. Fue presidida por el arzobispo Carlos Castillo, quien criticó el injusto sistema de salud pues no permite sanar a las personas porque está basado en el egoísmo, afirmó.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(LIMA, PERÚ, 14.06.2020 – KAIRÓS NEWS).-  Más de 5.000 personas que van ya fallecidas en Perú, producto de la pandemia que afecta al planeta, estuvieron presente a través de sus fotografías en la celebración de la Solemnidad del Cuerpo de Cristo, que presidió el arzobispo de Lima, Carlos Castillo. La catedral estaba atestada de imágenes de las personas fallecidas por el covid-19 y que habían sido pegadas en las bancas, paneles modulares, paredes, y pilares del templo, tal como muestra la fotografía principal de esta crónica.

El arzobispo recorrió todos los lugares bendiciendo a cada una de las personas difuntas, y luego, casi al concluir la misa, hizo los mismo impartiendo el agua bendita por todas las imágenes en un rito clave de las ceremonias fúnebres de la iglesia católica.

Terminar con el egoísmo y la avaricia

En su homilía el arzobispo luego de explicar el sentido de la solemnidad del Cuerpo de Cristo, señaló que estas muertes eran «un sabor amargo y duro pero estas fotografías son un recuerdo de un digno entierro que no fue posible de realizar en cada uno de estos casos por las circunstancias y medidas de seguridad».

Tanto la homilía como la ceremonia completa fue retransmitida en Chile por Kairós News a través de su fanpage.

Castillo dijo que se recordaba la entrega generosa de Jesús, abriendo las puertas al perdón de quienes lo mataron. Por eso, añadió, mediante estas fotografías es posible para la iglesia tenerlos presente. «Ellos que han pasado también por el dolor, unimos esas entregas generosas con el cuerpo de Cristo que significa solidaridad, ánimo, fuerza y esperanza».

Por eso hoy, que celebramos el Corpus Cristi de modo discreto comparado a como se hacía antiguamente. Hoy lo hacemos en medio de esta fragilidad –dijo el arzobispo– «casi derrotados pero no resignados, con el asedio de la forma injusta en que se organizó el sistema de salud que está basado en el egoísmo y en el negocio, no en la misericordia, dignidad y solidaridad de la gente».

Luego de pedir destruir el individualismo, terminar con «el ganar la plata a costa del otro», y abrir las manos al otro, dándoles de comer, dijo que «sería terrible que próximamente tengamos estas fotos no por el coronavirus sino por el hambre», señaló ante una eminente crisis social y económica pos pandemia. «Por ello hay que poner el centro del corazón en los pobres», indicó.

Imploró «cambiar este egoísmo terrible que es otro virus. Todos nos debemos unos a otros, todo es ajeno y prestado, no podemos vivir en el egoísmo».

«Dios bendiga a nuestro pueblo, y que caminemos con firmeza, sencillez y profundidad para que el Señor more en el Perú», concluyó.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: