NOTICIA

Fernando Ramos llegó a Puerto Montt y en ceremonia realizada en capilla de colegio inició su gestión como arzobispo

Según algunos comensales, un "rico, sencillo y tranquilo almuerzo" puso fin a los actos protocolares que dieron la bienvenida al nuevo arzobispo. Entre tanto, y en medio de estrictas medidas de seguridad, los no invitados al banquete participaron de la ceremonia sin generar ruido.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(PUERTO MONTT, 29.02.2020 – KAIRÓS NEWS).- Fernando Ramos Pérez llegó finalmente a Puerto Montt. En una tranquila y protocolar ceremonia, acompañado de la mitad de los obispos de la Conferencia Episcopal y su familia, el ex administrador apostólico de Rancagua asumió la arquidiócesis que el Papa le encomendó el 27 de diciembre pasado.

El acto tuvo lugar en la capilla del Colegio Inmaculada Concepción por temor a actos de protesta en el templo Catedral que se ubica frente a la plaza de la ciudad. Y pese a que en días previos hubo rumores de protestas, la ceremonia se realizó en forma completamente tranquila. La presencia vigilante de Carabineros ocupando lugares estratégicos fue observado por algunos de los presentes como lo más cercano a violencia.

La capilla no se llenó aunque estaban las autoridades y las  «fuerzas vivas» de la comunidad como muestra la foto prinicpal. Solo faltaron 3 o 4 curas de la arquidiócesis.  Y las monjas estaban representadas –al menos– por una de cada comunidad o congregación que tiene presencia en este territorio.

Ambiente frío

La bienvenida estuvo a cargo del sacerdote Nelson Pérez, párroco de la Parroquia María Reina y Madre de Pichi Pelluco. En su alocución, indicó a Ramos que «hoy estamos reunidos como iglesia que peregrina en Puerto Montt, para recibirle como quinto arzobispo de nuestra arquidiócesis. En todas las parroquias y comunidades hemos rezado en este mes por su llegada. Hoy nos alegra verle ocupar la cátedra del primer templo arquidiocesano y dar inicio así a su ministerio episcopal en estas tierras del sur”, expresó Pérez.

Este cura se caracteriza por tener cero empatía y según laicos que le han oído, «lo único que desea es que aquí no pase nada». Por eso, «dio pena escucharlo como voz del clero y diciendo nada», señaló una de nuestras fuentes consultadas.

Nada, respondió Ramos al cura Pérez en su homilía. Tampoco el nuevo arzobispo en su primer mensaje a la comunidad hizo referencia al nuevo Nuncio Apostólico en Chile, Alberto Ortega, quien sí estaba presente. Y menos, pronunció una palabra de gratitud al padre Ricardo Morales, quien estuvo dos años como administrador apostólico y que debió hacer el trabajo de limpieza de la arquidiócesis.

Este último fue uno de los temas conversados sigilosamente por algunos comensales durante el almuerzo, entre las empanaditas fritas y una pequeña porción de ceviche. El menú se completó con las papas salteadas con carne de pollo o pavo.

Como muy bien resumió uno de los asistentes, «fue una ceremonia tranquila, homilía larga y aburrida, almuerzo sencillo y ninguna protesta».

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: