NOTICIA

Falleció sacerdote pionero de la pastoral mapuche. «Este país está quebrado», dijo recientemente.

Luis Manuel Rodríguez Tupper, sacerdote de la Congregación del Verbo Divino, falleció ayer a los 86 años de edad. Hoy se realizan sus funerales con ceremonia mapuche y luego rito litúrgicos católicos, en el lugar oración que fundó para el pueblo mapuche, en la comuna de La Florida. Fue maestro de generaciones que hoy siguen su ejemplo.

20.10.2021   |   KairosNews

«En el año 1974 nos tomó a varios del colegio y nos llevó al Lago Budi»,  ubicado en el borde costero de la región de la Araucanía, cerca de puerto Saavedra. «De ahí no paramos más», recuerda el sacerdote y compañero de vida religiosa, Fernando Díaz, al ser consultado respecto de la vida del «padre Lucho».

«Estaba cansado ya», añade Fernando pero aún así, recuerda que hace unos días escribió a José A. Kast, el candidato presidencial de ultraderecha, para decirle que el país estaba quebrado y que parara para no seguir con esta fractura. «Fue un hombre de estructura conservadora pero de una gran sensibilidad por el mundo indígena. Su compromiso en territorio de la Araucanía dio paso a todo un trabajo de inserción pastoral, con orientaciones pastorales de parte de la congregación».

Siendo él un académico, estudió filosofía en la Universidad Gregoriana de Roma. Fue profesor en una universidad de Estados Unidos y luego en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Dejó el mundo académico para insertarse con los mapuches, primero en La Araucanía y luego en Santiago.

En la serie  Kulmapu, que puede verse aquí, difundida por televisión en 2015, dedicó un capítulo al «padre Lucho». En esa oportunidad, dijo: “Yo estaba bien metido en mi campo (académico), pero cuando fui tomando contacto con mapuche reales en Santiago, me fui dando cuenta del desafío que significaba tener un pueblo marginado y aplastado. Yo dije: ‘aquí hay que meterse’”.

Y se metió. En Santiago, en el mundo urbano, fue creador de la Pastoral Mapuche, apoyó permanentemente a al pueblo mapuche incomodando a quien fuera. «Una vez se enfrentó fuertemente con el cardenal Francisco Javier Errázuriz (entonces arzobispo de Santiago) porque los mapuche se habían tomado la Catedral Metropolitana para hacer notar sus reivindicaciones. Además, fue el primero en hacer la misa totalmente hablada en mapudungún, aquí en Santiago», recuerda Díaz quien se reconoce su discípulo.

“Desde comienzos de los años ’70, los misioneros de la Congregación del Verbo Divino salían a recorrer las zonas mapuches de Villarrica y la costa lafkenche de la región de La Araucanía. Era un grupo misionero integrado por alumnos y exalumnos del Colegio del Verbo Divino en Santiago. El contacto con las familias misionadas fue originando en los jóvenes y en los sacerdotes que los acompañaban también un contacto creciente con la ‘colonia mapuche’ urbana, numerosa pero invisible y desconocida para muchos, dentro y fuera de la Iglesia”, señaló el mismo padre Lucho en una reseña histórica de la Pastoral Mapuche.

El superior provincial del Verbo Divino, sacerdote Yuventus Kota, al comunicar la noticia de defunción, recordó con gratitud la entrega del padre Luis y resaltó su compromiso con la dignidad del Pueblo Mapuche.

“Gracias padre Lucho por su entrega total al Verbo Divino, por ser un gran misionero, muy querido por su gran testimonio, por su sabiduría, sencillez y humildad. Gracias infinitas por comprometerse totalmente con el Verbo y su misión, luchando siempre por la dignidad y el bienestar del pueblo Mapuche. Fue un sacerdote del pueblo y para el pueblo”, expresó.

El «padre Lucho» (tercero de la derecha) junto a la Pastoral Mapuche de Santiago en el año 2019 / Foto VD.

Noticias de archivo: