NOTICIA

ESTRELLA GUTIÉRREZ: Tenemos la llave

por ESTRELLA GUTIÉRREZ
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

¿

Abrimos o no la puerta?

¡Buena la metáfora que utilizó un abogado en un conversatorio sobre el plebiscito!

Ciertos partidarios del Rechazo presentan su propaganda, como si los que estamos por el APRUEBO fuéramos tan ilusos que creyéramos que esta opción solucionará todos nuestros problemas. Tal vez algunos lo creen.

El modelo implantado en Chile aseguró al pueblo pan y circo. Si, pan; el resto también, pero a costa de puras deudas. El circo lo ponían los infaltables programas faranduleros y una buena dosis de fútbol. ¡Perdón futboleros!

Dicen que estallido social demostró que “la gente” despertó y tomó conciencia. Lo puse en duda cuando vi tanta gente agolpándose en los centros comerciales para comprar con su 10% zapatillas de marca, ropa, equipos electrónicos, etc. artículos que obviamente no eran de primera necesidad. Era como un desquite por tanto tiempo sin poder ejercer su identidad de CONSUMIDORES. ¡Cuánta conciencia y cultura cívica nos falta para reconocer y valorar nuestra primera identidad de CIUDADANOS!, pensé.

La Constitución de 1980 pretendía convencernos que nuestro propio esfuerzo nos granjearía el éxito. Si no lo lográbamos ahí estaría el Estado como “papito corazón” para darnos una mano. Una sencilla mujer me dijo una vez “¿cómo no voy a votar por mi presidenta Bachelet si ella me dio dos subsidios?” Tal vez así entendía ella el Estado subsidiario.

Ayuda versus derecho. Derecho humano a la dignidad.

Hay quienes se quejan que “la AYUDA no les ha llegado”. Y esto no solo en Chile. Revela hasta qué punto ha calado hondo el discurso del modelo neoliberal. No piensan que un Estado verdaderamente protector, lo mismo que padres responsables, no tiene que “ayudar” a sus hijos, sino ASEGURAR a cada uno lo que necesita para vivir.

Si votamos APRUEBO por primera vez en nuestra historia abriremos una puerta hacia un largo camino no exento de dificultades. Juntos podremos organizar nuestra convivencia en un orden más justo; más humano.

Tenemos la llave. ¿Abriremos la puerta?

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: