NOTICIA

ESTRELLA GUTIÉRREZ: Experiencia de meditación en tiempos de pandemia

por ESTRELLA GUTIÉRREZ
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

E

n los últimos meses vengo practicando meditación casi a diario. Ha sido una experiencia muy positiva. Como se sabe hay que concentrarse en la propia respiración y en un sonido o mantra, para tratar de aquietar la mente y conectarse con lo trascendente. En ese silencio la propuesta es repetir varias veces las preguntas fundamentales del alma: ¿Quién soy? ¿Qué deseo, qué deseo realmente? ¿Cuál es mi propósito? y esperar que la perseverancia en la meditación a lo largo del tiempo vaya iluminando nuestra búsqueda interior. Igual uno se distrae, entonces la repetición del mantra ayuda a volver a lo central.

En medio de estas distracciones una vez me encontré recordando una canción ochentera que mis hijos cantaban con mucho entusiasmo: “Esperando nacer” de Pancho Puelma. La letra decía más o menos: Será un ingeniero, dice mi abuelo, un actor famoso, (aduciendo los deseos de sus parientes) y el niño en el vientre, repitiendo “y yo solo quiero aprender a respirar”.

Trataba de retomar mi mantra. Sin embargo mi mente volvía a la letra de aquella canción. Los parientes de aquel niño cifraban todas sus expectativas en lo que soñaban para ese pequeño homologando su profesión, con su SER. Y el niño insistiendo “yo solo quiero aprender a respirar”.

Aprender a respirar. Aprender a contemplar la maravilla de este intercambio involuntario, milagroso de oxigeno y anhídrido carbónico que para nosotros es gratis, en tanto que para miles y miles en el mundo, ha significado la diferencia entre sobrevivir o morir a causa del virus. Y en medio de eso, tomar conciencia que cuando decimos YO SOY y agregamos nuestro nombre, estamos nombrando a nuestro Dios, que se definió a sí mismo con ese apelativo; que somos una prolongación de ese Dios que se hizo carne en mi, en ti, también en aquellos que nos resultan tan odiosos o desagradables. Darnos cuenta una vez más, maravillados, que en cada ser humano hay una misteriosa presencia de ese YO SOY.

Y actuar en consecuencia.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: