NOTICIA

En Italia hoy es el Día Nacional de Oración por las Víctimas y Sobrevivientes de Abusos

Hoy, jueves 18 de noviembre, por primera vez en Italia, se realiza el Día Nacional de Oración por las víctimas y sobrevivientes de abusos. “Pidamos perdón a las víctimas y expresemos toda nuestra cercanía humana y sobre todo nuestra voluntad de acoger su experiencia, escuchar su historia y acompañarlas según sus necesidades”, dice el obispo. Lorenzo Ghizzoni, presidente del Servicio Nacional Conferencia Episcopal Italinana (CEI) para la protección de menores y adultos vulnerables. Y agrega: “En muchos países, ha habido oleadas de casos y denuncias. Nosotros, en Italia, no lo teníamos. Pero esto no depende de que la Iglesia italiana esté apagando, descuidando o silenciando a las víctimas o denuncias".

18.11.2021
“Ore por las víctimas de abuso, por aquellos que han recibido heridas tan graves en la piel y el corazón. Queremos hacernos cargo de estos dolores, pidiendo perdón. Pero al mismo tiempo queremos que esta iniciativa incremente la conciencia y responsabilidad de todo el pueblo de Dios hacia los niños, jóvenes y adolescentes confiados a nuestro cuidado en todos nuestros entornos, desde las parroquias hasta los oratorios y las escuelas ”.  Así el obispo Lorenzo Ghizzoni, arzobispo de Ravenna-Cervia y presidente del Servicio Nacional CEI para la protección de menores y adultos vulnerables, presenta el primer Día Nacional de oración por las víctimas y sobrevivientes de abusos que se celebra el jueves 18 de noviembre.

Hay varias iniciativas promovidas a nivel local por las diócesis. En Bolzano, por ejemplo, habrá una conferencia titulada: “¡Hablemos de ello! Oportunidades y desafíos para elaborar el abuso de poder y violencia ”donde también participarán personas que han vivido experiencias de abuso. Se llevará a cabo una vigilia de oración en el Duomo de Piacenza con el obispo Adriano Cevolotto mientras está en Cuneo la Jornada tendrá lugar el domingo 21 de noviembre y se presenta como una iniciativa que «indica la voluntad de la Iglesia italiana de reafirmar y continuar en el giro de la transparencia y la ‘parresía’ en nombre del Evangelio confirmado por las decisiones de los últimos años «. En Bolonia se presentó a la ciudad con tarjeta. Empápate del servicio diocesano con una convención y oración en las comunidades los domingos.

En entrevista de la periodista M. Chiara Biagioni de la agencia SIR (Italia), comienza consultando: ¿por qué este flagelo en Italia tiene dificultades para emerger con fuerza?. El obispo responde:

—En realidad, incluso en Italia existió y existe este flagelo. En los países mencionados, las quejas, los informes y los recuerdos del pasado se han manifestado en gran número también debido a una dinámica particular de reacción en cadena. También en Italia, ha habido varios casos de delincuencia, pero no ha habido la ola que ha golpeado en otros lugares.

—Hace apenas unos días, una operación policial coordinada por la fiscalía de Turín logró desmantelar una red de pornografía infantil y también fue arrestado un sacerdote. Los investigadores dicen que se encontraron frente a imágenes «espantosas». ¿Cómo se sientes al leer esta noticia?

Es terrible. Creo que estas realidades despiertan el disgusto en todos, quizás incluso el enfado, pero al mismo tiempo el compromiso y las ganas de cerrar para siempre este mercado tan vergonzoso. En Italia, por ejemplo, está la actividad de Don Fortunato di Noto que trabaja precisamente para combatir la pornografía infantil. Sus denuncias revelan que ha habido un aumento notable y particularmente grave en los últimos tiempos debido a la pandemia, la explotación de menores e incluso de niños pequeños, incluso de pocos meses, para la creación de videos e imágenes de pornografía infantil. Sin embargo, hay que decir que si hay una producción de material pornográfico infantil, también hay un número muy elevado de consumidores que alimentan el mercado. Por tanto, es necesario sensibilizar a la opinión pública: detrás de cada imagen hay una explotación, una violencia. Hay crímenes muy graves, heridas infligidas para siempre.

— Volvamos a los abusos cometidos en la Iglesia. Es opinión común que la Iglesia italiana hace muy poco en este frente. ¿Cómo responde a estas críticas?

— En muchos países, no en todos, ha habido estas oleadas de casos y denuncias. Nosotros, como dije antes, no lo teníamos. Pero esto no depende de que la Iglesia italiana esté apagando, descuidando o silenciando a las víctimas o las denuncias.En cambio, debo decir que a partir de las noticias que hemos ido recopilando en los últimos años, muchas diócesis se han movido y cuando se han denunciado o denunciado casos, ha habido una reacción de responsabilidad y una intervención de acuerdo a las normas y pautas que le hemos dado nosotros mismos. Por tanto, puedo decir con certeza que esto se hace hoy en Italia.

— ¿Qué ha hecho realmente?

— Hemos creado una red de personas de contacto, responsables de los servicios diocesanos para la protección de los menores, presentes y operativos en todas las diócesis italianas. Estos Referentes son la mitad de personas que pertenecen al clero y la otra mitad, laicos, en su mayoría mujeres. Ambos son personas calificadas y tienen habilidades en esta área. Luego nos dimos algunas pautas, aprobadas por los obispos italianos, que dan fuertes indicaciones. Una de estas pautas, por ejemplo, es el compromiso moral de los obispos de denunciar a todos aquellos, clérigos y religiosos, que han cometido este crimen y colaborar con el poder judicial, en todos los casos y siempre. Es un compromiso moral que va más allá de la ley italiana.

— Entonces, ¿está diciendo que el hecho de que haya referentes en cada diócesis significa que en todas partes la víctima de abuso o su familia puede llamar a la puerta del obispo?

— Sí, y no solo llamar, sino ser escuchado. En el sitio web del Servicio Nacional de Protección de Menores , hay una lista de todas las diócesis (ver aquí) con sus números de teléfono y correos electrónicos a los que se puede contactar. Pensamos también gracias a este tipo de iniciativas surgirán casos nuevos y pasados. La persona de contacto y el centro de escucha donde nació son garantía de que la Iglesia diocesana se pone a disposición para escuchar y acompañar.

— En vista del 18 de noviembre, ¿qué palabra le gustaría dirigir a las víctimas, a los abusadores que aún se encuentran escondidos?

— Pedimos perdón a las víctimas y les expresamos toda nuestra cercanía humana y sobre todo nuestra disposición a acoger su experiencia, escuchar su historia y acompañarlas según sus necesidades. A los abusadores, en cambio, les diría esto: pase lo que pase en tu vida, sal, pide ayuda, habla con expertos y confía en el acompañamiento psicológico y espiritual. Solo nunca saldrás de ella.

— Y para las comunidades católicas esparcidas por Italia, ¿qué significa eso?

— El Papa nos pide que reaccionemos todos juntos porque para que nuestro entorno y nuestras actividades sean saludables y seguros, todos deben hacer su parte. Si sucediera lo contrario, es decir, si ignoramos el problema o lo dejamos solo a algunos de adentro, correríamos el riesgo no solo de cometer un pecado de omisión, sino de no ser comunidades que se enfoquen en una cultura de respeto por la persona humana, especialmente si es menor de edad y vulnerable.

Noticias de archivo: