NOTICIA

Cura párroco de San Saturnino de Santiago: «Nuestra parroquia es el barrio»

En sencilla y simbólica ceremonia la parroquia que existe desde 1844 reinauguró su templo luego de ser restaurado de las secuelas de dos grandes terremotos que lo dañaron. Sin embargo, la comunidad cristiana que se edifica día a día restaura del dolor a pobres y migrantes del Barrio Yungay de la capital. Hoy tiene un gran reconocimiento social y mantiene un valioso diálogo y compromiso social con su entorno.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(SANTIAGO, 29/8/2021, KAIRÓS NEWS).-  A las 12 horas de este domingo, las campanas del templo se echaron al vuelo para anunciar al barrio que el templo tan querido y de valor patrimonial, estaba de pie nuevamente y abría sus puertas para acoger a todos los vecinos y vecinas, como lo ha hecho desde su fundación en el año 1844.

Luego de ser bendecido con agua bendita en su frontis por el cardenal arzobispo de Santiago, Celestino Aós, ingresó la procesión para celebrar la eucaristía. La cruz presidía el acto. Seguía la diversidad de la comunidad y agentes pastorales de esta y parroquias vecinas. Más atrás, las autoridades invitadas: el gobernado metropolitano Claudio Orrego, y la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler. Luego los concelebrantes y el pastor capitalino con rociando a las y los asistentes con la misma agua que roció el templo.

La eucaristía fue seguida con profunda devoción y dada a la diversidad cultural, los cánticos más rítmicos invitaban a la expresión corporal de quienes seguían la liturgia.

En su homilía, el cardenal Aós subrayó que ahora que el templo estaba reparado, la convivencia social también requería reparaciones. “Las instituciones y las leyes deben adecuarse para el servicio del bien común, para una mejor convivencia”, señaló.

El párroco, que llegó próximo al estallido social de octubre de 2019, Àlvaro Chordi, cuya dedicación y compromiso ha permitido que se gane el cariño de toda la comunidad y del barrio, dijo que “la misión de esta comunidad parroquial es anunciar a Cristo, brindar misericordia, involucrarse en la vida del barrio, engendrar y dar vida con ternura, acompañar procesos formativos, festejar la vida y celebrar la fe. Nuestro lema aparece en el muro de la entrada del recinto parroquial: «con un oído en el Pueblo y otro en el Evangelio». Nuestra parroquia es el barrio”.

Parroquia abierta al barrio

Patricio Tari, coordinador de la parroquia

En la misma línea el coordinador del Consejo Pastoral de la Parroquia San Saturnino, Patricio Tari, señaló a Kairós News estar muy emocionado al concluir esta ceremonia. «Por aquí han pasado muchas personas sirviendo y nosotros hoy tomamos la posta haciendo lo que nos corresponde haciendo realidad una eucaristía extendida a todas las personas del Barrio Yungay».

Tari resaltó que el lema refleja muy bien el servicio que da la parroquia: «Con una oìdo en el Pueblo y otro en el Evangelio», que está tomada de una frase del obispo mártir argentino, Enrique Angelelli. «Por un lado —declaró Patricio— es una parroquia abierta a lo que pasa a nuestro alrededor, especialmente en el barrio,  y también la reflexión desde el Evangelio que nos interpela. No se trata de mirarnos a nosotros mismos o al interior de nuestra iglesia, sino somos iglesia que sale a servir a los hermanos de afuera. este lema nos sirva para revisarnos día a día, pues si el barrio está en una sintonía distinta  estaríamos fuera de foco, y esa  no es la idea. Nuestro lema es la guía de acción cotidiana para toda la comunidad».

«Inversión»

En los discursos del final, la alcaldesa Hassler, señaló en que «hoy, reabrimos una parte de la historia de Santiago y de nuestras comunidades. Reabrimos espacios, donde la iglesia es un lugar de encuentro y de inclusión, y que se siga fortaleciendo a lo largo de estos 177 años acompañando a distintas generaciones en el camino de la solidaridad, de la cooperación y la protección a los más excluidos de Santiago”.

Es una iglesia de puertas abiertas y protagonista del patrimonio cultural de la ciudada», dijo la alcaldesa. «Pero no solo eso, porque destaca por dar un trato digno a las personas, especialmente de calle». Concluyó agradeciendo a los vecinos y vecinas por rescatar la memoria y el patrimonio que les pertenece.

Por su parte, Felipe Errázuriz, arquitecto a cargo de las obras de restauración de la parroquia San Saturnino, señaló en su alocución que «el interior del templo, tiene características muy especiales para las iglesias de la zona central, con naves equivalentes, vitrales de gran valor y ricos decorados en sus estructuras que se tuvieron que recuperar. El equipo de la constructora trabajó con mucha dedicación y detalle para poder llegar al día de hoy con este proyecto recuperado y puesto a disposición de la comunidad. Una de las cosas bonitas de la construcción, es que esto se trata de un esfuerzo colectivo. Por eso, en la entrega de las llaves se ha hecho en representación de mucha gente”.

En este espacio también se presentó en sociedad la Fundación Jesús Buena Esperanza, cuyo objetivo es devolver a la ciudad y al barrio la inversión realizando acciones sociales y culturales inclusivas de todas y todos. Se trata de «que la parroquia se inserte en un barrio que tiene mucha vida y la fundación busca especialmente propiciar el conocimiento y devoción de Jesús de la buena esperanza”, señaló María Pía Silva, integrante de dicho proyecto.

La parroquia

Curiosamente este templo que venera a San Saturnino, quien en Chile es el santo protector de los terremotos, hoy sale a flote para muchos gracias a esa misma protección.

La iglesia que data desde 1844, fue hoy restaurada luego de sufrir graves daños en sismo de 1985 y quedó completamente afectada en el sismo de 2010. Entonces se cerró el templo y se pensó derribarla. Sin embargo, gracias al esfuerzo de la comunidad, recursos fiscales, y apoyo técnico de la municipalidad, hoy abrìó las puertas del templo, luego de 11 años.

En el entre tanto, esta parroquia tiene un gran prestigio en el el Barrio Yungay, el primer barrio de Santiago, de gan valor patrimonial. Aquí semanalmente se entregan 1.200 platos de comida a los pobres, hay una guardería infantil para cuidar a los niños y niñas mientras ñas madres trabajan, y mediante la Fundación Frè, atiende a más de 185 familias haitianas que no tendría otra forma para comer y vivir. Estas mismas personas migrantes hoy reunían aportes para ir en ayuda de sus familias afectadas por el reciente terremoto en Haití.

La parroquia en cuanto comunidad cristiana sobresale en el barrio y es muy estimada por las cientos de organizaciones sociales, las que reunidas en la Asamblea de la Civilidad funcionan en la parroquia, donde tienen no solo su casa sino una aliada estratégica en la organización y en la defensa de derechos. Es un testimonio que fue bien definido por el párroco Álvaro Chordi: «aquí, la parroquia es el barrio».

A continuación un álbum gráfico cedido por el Arzobispado de Santiago.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: