NOTICIA

Asambleístas de Chile expresan disconformidad por tratamiento dado a la crisis de abusos en la Iglesia

Así lo manifestaron en una carta hecha pública y dirigida a la Asamblea Eclesial. En ella expresan sus preocupaciones y los aspectos que más valoran de esta experiencia de sinodalidad del pueblo de Dios.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

26.11.2021   |   Kairós News

Parte de la delegación de asambleístas de Chile, principalmente laicas, laicos y personas consagradas a la vida religiosa, manifestaron su discrepancia por el trato dado a los abusos eclesiásticos en la Asamblea Eclesial. También manifestaron poca participación pero destacaron como positivo los contenidos de las conferencias.

La carta que enviaron a la asamblea es la siguiente:

Viernes, 26 de noviembre de 2021

A los y las participantes de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe:

Al ir concluyendo esta Asamblea, los abajo firmantes queremos expresar lo siguiente:

Todavía resuenan en nuestros corazones los testimonios de quienes han vivido fielmente su compromiso con Jesucristo y con la Iglesia, manifestado en un trabajo permanente en favor de los más marginados de nuestra sociedad. En no pocas ocasiones, a riesgo de la propia vida.

Ha aparecido con claridad la necesidad de abrirse a perspectivas diferentes, a la pluralidad real que habita nuestra Iglesia, para dejarnos cuestionar, tocar, conmover, convertir. Así también la urgencia de transformaciones reales que nos lleven a relaciones más evangélicas y estructuras más sinodales.

Asimismo, queremos expresar algunas inquietudes respecto a esta Asamblea:

a. Nos preocupa la discontinuidad que percibimos con el proceso precedente de la Asamblea, en concreto, el proceso de escucha recogido en la Síntesis Narrativa y, posteriormente, en el Documento para el Discernimiento. Quedamos con la impresión que, al comenzar compartiendo nuestros dolores y esperanzas el primer día, estábamos partiendo de cero.

b. Nos preocupa la poca participación efectiva que tuvimos la mayoría de las y los asambleístas: los espacios de participación eran muy acotados, con dificultad para entrar en cuestiones de fondo. Y cuando ello era posible no había manera de dejarlo registrado. Así también, creemos que hubo poca atención a las preguntas y perspectivas que iban apareciendo en el chat. Otro problema fueron los grupos numerosos, pues se hacía difícil plasmar en textos tan breves la riqueza de las conversaciones. En general, creemos que faltó clarificar -al inicio- la metodología de todo el proceso de la Asamblea.

Nos preocupa que el resultado de esta Asamblea sea un elenco de desafíos muy puntuales que no llegan a señalar un rumbo más claro. En el fondo, quedamos con la sensación de no haber hecho un real discernimiento.

c. En las ponencias y testimonios que escuchamos aparecieron elementos de gran riqueza que hay que considerar en las futuras conclusiones de este proceso. Por ejemplo, en la manera de mirar e integrar a los pueblos originarios y afrodescendientes, o en la urgencia que tiene la integración efectiva de las mujeres en las instancias de decisión. Es importante que el diseño de desafíos y orientaciones no sea un proceso en paralelo en relación a lo compartido en estos días.

d. Como miembros de la Iglesia chilena creemos que la crisis de los abusos en la Iglesia debiera tener un lugar más relevante que el que está teniendo ahora. Al poner juntos “injusticias sociales y eclesiales” el tema se diluye. Para eso creemos que hay que volver a la Síntesis Narrativa donde el tema está tratado con mayor profundidad. Nos parece que no se puede hablar solo de “los casos de abusos”, sino de una crisis generalizada y profunda, que tiene como contexto una cultura eclesial clericalista que los ha favorecido. Así también hay que reconocer con humildad la negligencia, la falta de transparencia y el encubrimiento de parte de la jerarquía. Todo eso está recogido en la Síntesis Narrativa, pero nos parece que al pasar al Documento para el Discernimiento el tema perdió fuerza.

En el fondo, creemos que la crisis de los abusos en la Iglesia no es un tema más, sino una situación en la cual se juega su credibilidad. En ese sentido consideramos que se hace necesario un pedido de perdón auténtico y profundo, y un real reconocimiento y reparación a las víctimas. No abordar a fondo esta crisis solo hace que ella se profundice.

La crisis dolorosa que hemos vivido en nuestro país, y lo aprendido a partir de ella, puede ser un aporte para prevenir situaciones tan dolorosas en otros lugares de América Latina y El Caribe.

En la esperanza de que lo vivido en la Asamblea nos ayude a avanzar en cambios significativos, para que nuestra Iglesia sea cada vez más la Iglesia de Cristo, les saludamos con un abrazo fraterno.

Firman:

  • Alex Vigueras Cherres ss.cc.

  • Caridad Moreno

  • Carmen Gloria Donoso Díaz

  • Carmen Gloria Mancilla ss.cc.

  • Doris Pons Tapia

  • Francisco Cisternas

  • Fredy Subiabre Matiacha

  • José Darío Ávila

  • Judith Sandoval Caro

  • Lyonel Laulié

  • María Francisca Guerra López

  • Mario Salas Becerra O. de M.

  • Mirna Pino Hermosilla

  • Natividad González Ramírez

  • Raquel Pérez

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: