NOTICIA

Argentina: Semana Social 2021 – “Soñemos con una humanidad nueva

Cada día de la iniciativa abordará un tema diferente, a saber, la alimentación accesible para todos; la conexión a Internet como derecho humano; la reactivación económica y la fraternidad social.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(BUENOS AIRES, 13/7/2021, KAIRÓS NEWS).– Desde el reciente lunes y hasta el próximo 15 de julio se lleva a cabo en Argentina la Semana Social de este año titulada “Soñemos con una humanidad nueva”. El evento se celebra de modo virtual para abordar las temáticas más urgentes y es organizada por la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Del encuentro, que lleva el lema “Soñemos con una humanidad nueva” y se desarrollará hasta el jueves 15, participan personas representativas de los distintos ámbitos de la comunidad, para reflexionar sobre la realidad social de nuestro país. La Semana Social se transmite en directo por el canal de YouTube de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas).

En la primera jornada, el acto de apertura comenzó con las palabras de monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, quien sostuvo que «Debemos pensar en un cambio de rumbo que nos conduzca a una nueva humanidad. Se impone un cambio cultural para vivir la cultura del servicio. Debemos reconstruir nuestra amistad social».

El obispo se refirió luego a la desigualdad acentuada por la pandemia. En muchas regiones, puntualizó, no se podía cumplir el aislamiento, ni lavarse las manos con agua potable y no había distancia por la precariedad de la vivienda.

«En este momento la desigualdad se manifiesta en la distribución de vacunas en todo el mundo. La pobreza más desgarradora convive con la riqueza más inconcebible. Y se ha unido el maltrato a la tierra. Algo se desmadró para perjudicar a la humanidad», señaló. “Ha aumentado el consumo de drogas por la pandemia, las adicciones han crecido en una cultura que se vuelve vacía y no mira de frente la realidad”.

La fibra de un pueblo, consideró el prelado, “se manifiesta en el modo de responder al sufrimiento”. Por eso, “necesitamos un jubileo para reparar vínculos, reconstruir la trama social, avanzar en una educación en la austeridad, un nuevo humanismo para terminar con la globalización de la indiferencia y la hiperinflación del individualismo. Que podamos dar los primeros pasos soñando con una humanidad nueva, concluyó”.

Monseñor Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Cepas, agradeció a las personas de todo el país que están siguiendo el evento. «Esta pandemia que ha golpeado fuertemente a todos y ha sido más virulenta con la población más vulnerable. Se trata de una calamidad ya castigada por el hambre, la desocupación y la pobreza», consideró.

Además, advirtió que la ayuda oficial recibida desde los distintos estamentos no ha resultado suficiente. «Como nos recordaba el papa Francisco, esta situación ha puesto al desnudo la enorme cantidad de inequidades y desigualdades»

También puso de manifiesto que Argentina venía de una situación económica y social muy delicada que con la pandemia se ha agudizado. Y recordó al padre Julián Zini, quien sostenía: «No es posible morirse de hambre en la patria bendita del pan». Al respecto, añadió: «Es una urgencia social encontrar caminos para encontrar una alimentación accesible para todos».

El obispo hizo mención también a la brecha digital y la falta de conectividad, que puso en crisis la posibilidad de acceso a los contenidos educativos. Pidió por una reactivación económica y «por el cambio del paradigma del subsidio al paradigma del trabajo, volver a la dignidad del trabajo». Para ello, destacó el papel de la economía popular y del sector industrial, y se pronunció a favor de una economía de producción antes que una economía de especulación.

Finalmente, exhortó a la comunidad al diálogo como factor articulador de diferencias políticas. “No debemos cesar en todos los esfuerzos que sean necesarios para deponer en nuestra sociedad: odios que nos despersonalizan, mentiras y noticias falsas que impiden el sano debate, distanciamientos ideológicos y acusaciones constantes que no hacen más que generar enemistad, descalificación, mediocridad y culpabilizaciones sin solución. Construir una fraternidad para salir mejores”.

El primer panel se centró el tema “Alimentación accesible para todos, una urgencia social”. En primer lugar, brindó su testimonio un grupo de jóvenes que en el conurbano bonaerense desarrollaron un comedor popular para asistir al barrio en la pandemia, exhibiendo un alto compromiso y creatividad. A continuación, tomó la palabra María Inés Cafiero de la Fundación Familia de la ciudad de Neuquén, compartiendo una experiencia territorial que se desplegó en una ciudad que a pesar de tener espacios pujantes tiene población con muchísimas dificultades. Luego intervinieron Daniel Funes de Rioja, presidente de la Unión Industrial Argentina, y Daniel Pellegrina, expresidente de la Sociedad Rural Argentina, quien analizó la situación global de la producción de alimentos.

Cerró el panel monseñor Fernando Maletti, obispo de Merlo Moreno, quien destacó: “Estamos ante una vasta población con necesidades básicas insatisfechas, donde la alimentación accesible para todos como urgencia social nos debe golpear y mucho. Necesitamos analizar el mundo nuevo que nos exhibió la pandemia para verlo de un modo distinto. Pocos que tienen mucho para ofrecer en lo cualitativo y cuantitativo”.+

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: