NOTICIA

Argentina amaneció con aborto legal y gratuito

A las 4.12 horas de hoy se aprobó en el Senado argentino la iniciativa impulsada por el Gobierno que termina con el aborto clandestino que mata niños y mujeres, especialmente pobres. Analista, experto en asuntos de iglesia, dijo que "el debate por el aborto legal dejó de ser un problema religioso". La senadora Gladys González (en la foto), del partido del expresidente Macri, fue clave para aprobar esta legislación.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

(BUENOS AIRES, ARGENTINA, 30/12/2020. – KAIRÓS NEWS / AGENCIAS).- Fue «una sesión histórica» calificaron todos los medios trasandinos, y el diario Página 12, describió así ese momento: «A las 4.12 de la madrugada, el Senado dio el paso histórico: el tablero del recinto indicó que la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) obtuvo 38 votos en favor para convertirse en ley, frente a 29 votos que se opusieron». A continuación, las iglesias católica y evangélicas emitieron duras declaraciones.

Iglesias el Día Después

Así, mientras el papa Francisco ratificó su defensa del “don de la vida”, los obispos católicos mediante una declaración pública emitida hoy (ver texto completo aquí), cuestionaron “la lejanía de parte de la dirigencia argentina del sentir del pueblo” y advirtieron que la nueva ley “ahondará aún más las divisiones en nuestro país”.

En el ámbito protestante, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), consideraron que “la Argentina retrocedió siglos de civilización y respeto al derecho supremo de la vida» y lamentaron “enormemente» la decisión de los diputados y senadores que aprobaron la ley (ver declaración aquí).

La opinión pública argentina debatió los últimos meses duramente sobre el aborto, y tanto femenistas como grupos provida se manifestaron masivamente en las calles, intentando hacer prevalecer sus posiciones.

Los obispos católicos en varias de sus declaraciones, algunas muy progresistas en temas de justicia social y en el contexto de la pandemia, adoptaban posiciones contrarias a la legislación sobre el aborto.

El papa Francisco estuvo muy involucrado desde Roma en este debate. Mariela Belski, directora de Amnistía Internacional en Argentina. dijo que el Papa «tuvo personas que hablaban por él» y que su postura no deja de ser interesante «porque tolera el aborto en todos los países de Europa, en Estados Unidos o en Nueva Zelanda, donde se sancionó más recientemente», pero «no tolera el aborto en América Latina», indicó.

Según los analistas, La Iglesia cumple un papel tan importante en la cultura argentina todavía, que por eso no fue un hecho aislado que Cristina Fernández de Kirchner, quien en 2018 votó a favor de la legalización del aborto, buscó absolverlos de su responsabilidad en el fracaso del proyecto hace dos años. “No se enojen ni con la Iglesia ni con los sacerdotes. Sigan construyendo esa fuerza que pude percibir”, declaró la exmandataria dejando entrever que no podía echarse a los religiosos de enemigos.

Debate No Religioso

Por su parte, el sociólogo, exdecano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos AIres, Fortunato Mallimacci, también de larga trayectoria en la Iglesia católica, dijo en declaraciones a la radio AM750 de Buenos Aires, que «el debate por el aborto legal dejó de ser un problema religioso».

Mallimacci comenzó repasando la historia de la Iglesia católica argentina y cómo se opuso a varios derechos que pedía la población como ser la unión convivencial o la ley de divorcio en donde sacaron una imagen de la Virgen María a la calle y prometían excomulgar a algunos parlamentarios ya que “creían que estaban en la época de la dictadura”, recordando de paso que “la mayoría del Episcopado apoyó a la dictadura”.

“El episcopado había hecho lobby hablando con gobernadores, con senadores y el pueblo evangélico había ganado la calle, aunque hoy tenemos otra situación en la cual se vuelve a votar, con la enorme diferencia que un gobierno que lo apoya”, indicó el sociólogo refiriéndose al debate por el aborto legal y la situación entre el gobierno de Macri y el actual.

El académico de prestigio argentino, señaló además que «creyentes católicos y evangélicos están cada vez más de acuerdo con el aborto en ciertas circunstancias y, sobre todo, mujeres jóvenes que están totalmente de acuerdo con que (la interrupción voluntaria del embarazo) sea una decisión de la mujer”.

«Ni una Menos»

Un factor determinante en el debate parlamentario que inclinó la balanza hacia la aprobación de la Ley IVE, fue el testimonio de la senadora Gladys González, perteneciente al Frente Progresista (PRO) que lidera el expresidente de la República, Mauricio Macri. Esto implicó que la derecha liberal se sumara a los votos en favor de la legalización del aborto.

El duro relato de la senadora González, incluyó aspectos de su propia experiencia y que en 2018 al cambiar de posición recibió amenazas de muerte de sus propios»hermanos cristianos». En esta oportunidad realizó una fuerte autocrítica a la Iglesia católica y una clara proclamación del Dios de la Vida en contexto de aprobación de la Ley IVE. «Hemos fallado porque no logramos salvar la vida de ninguna mujer ni ninguna vida», expresó. «Es hora de que la Iglesia haga autocrítica», concluyó la senadora. Su discurso conmovió a la Cámara de Senadores que además fue transmitido por televisión abierta (ver aquí de modo completo).

En parte de su discurso, González señaló:

«En nuestro país las mujeres madres pobres mueren porque el Estado aún no les ha dado la posibilidad al acceso pleno a la salud pública», manifestó durante la sesión de hace dos años atrás. «Mueren por falta de controles, por infecciones durante el embarazo, por hemorragias internas y por enfermedades vinculadas al posparto. Mueren por abortos clandestinos», sostuvo. «Frente a todas esas causales de muerte, excepto el aborto, el Estado permite que las mujeres se acerquen al sistema de salud. Frente al aborto, no. Está prohibido. Las mujeres ni siquiera pueden acercarse al Estado».

En ese sentido, contó qué fue lo que cambió en su manera de pensar. «Esa es la realidad que yo antes no veía», señaló. «No veía que nos estábamos perdiendo una oportunidad, la de salvar a esa mujer que pudiéndose acercar al Estado, no lo hace porque esta prohibido».

«Implementamos una política agresiva de educación sexual, procreación responsable, anticoncepción y protección de las madres embarazadas». Eso, aclaró «no puede justificar que el Estado le siga cerrando las puertas del sistema de salud a la mujeres que están tomando la difícil decisión de avanzar o no avanzar frente a un embarazo no deseado. Es una contradicción mayúscula».

Hacia el final, emocionada, la legisladora manifestó: «Sueño para las mujeres argentinas lo mismo que sueño para mis hijas. Sueño que se enamoren, que panifiquen tener sus hijos como yo soñé tenerlas, sueño que no tengan que tomar nunca esa decisión». Y añadió: «Fueron muy difíciles todos estos meses porque me di la oportunidad de la reflexión. Sueño que las mujeres nunca tenga que tomar la difícil decisión de interrumpir un embarazo, pero si tienen que hacerlo quiero que lo hagan seguras, acompañadas y con el amor que necesitan para transitar ese momento doloroso».

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Últimas entradas

Noticias de archivo: